Sabor de Gràcia y Peret (Por Jordi Turtós)

Peret fue el más grande, sin duda. Nadie hizo de la rumba catalana un estilo tan personal y singular. Ventiló -como el mismo decía- según exigia el guión musical de cada cancíón. Y así, tema a tema, levantó un repertorio impecable, ventilado con el oído pegado a las rumbas trasatlánticas, a los sonidos del rey del mambo (Pérez Prado) y a los del rey del Rock &Roll (Elvis Presley) y con los ojos bien abiertos a su alrededor, el entorno catalán y mediterráneo en el que creció, creó y maduró.

Y con él la rumba catalana se convirtió en algo muy nuestro, propio de esta ciudad y de esta tierra que ha hecho de la mezcla un arte y de la convivencia, costumbre. Barcelona y Catalunya siempre estarán en deuda con él, con el mig amic que nos enredó, nos engatusó y nos sedujo irremisiblemente.

Se le han hecho homenajes, però el que SABOR DE GRACIA nos presenta, tiene algo particular: una relación de colaboraciones tan variada como la pròpia mezcla que la rumba catalana ha agitado siempre. La lista es muy larga y prolija, desde los Gipsy Kings que triunfaron internacionalment con una rumba heredera directa del maestro Peret (y aquí se refuerzan con Parrita), a Estrella Morente y Moncho que recuperan (permítanme la licencia: mi rumba favorita de Peret) “Pensant en tu”, pasando por otro maestro, Óscar D’Leon y una lista tan larga y diversa como fascinante.

Lo mejor es el resultado; una revisión del repertorio de Peret con un montón de acentos diferentes que siempre se mantienen fieles a la rumba clàssica peretiana, esa que creció en los sesenta, riéndose del mundo en la medida que Pedro Pubill Calaf se lo tomaba muy en serio (quizás demasiado, en algunas ocasiones), hasta la de aquellos setenta que exigieron nuevos retos con los que afrontar un futuro, ya pasado, que nos ha traído hasta un presente rumbero en el que es imposible olvidarse de Peret, el medio gitano que tomó partido por una espiritualidad muy personal e intransferible.

SABOR DE GRACIA han logrado, también, reflejar ese mundo personal e intransferible de PERET sin caer en frivolidades ni contradicciones. Con mucho respeto.

Jordi Turtós
Periodista musical
(Especie en vias de extinción)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.